"La Estrella Solitaria" | Granada 1936.

Una misteriosa sociedad secreta se reune en algún lugar de Granada para celebrar su ritual de penitencia. Besar un cráneo humano desnudo de desconocida procedencia en representación de la muerte, es la manera de dar comienzo a su liturgia. Es la hermandad de "La Estrella Solitaria", los testigos de esta escena son los reporteros José Cirre Jiménez y el gráfico Moral. A ambos los citaron dos horas antes en la capital, en "el puente de la brujas", precisamente a las 00:00h. (hora bruja). Debian de portar una carta que les conduciría al lugar de reunión de esta extraña hermandad.

 El misterio no deja de respirarse, son ya las doce, no ven nada ni nadie por los alrededores, están a merced de los acontecimientos en unos tiempos de mucha agitación y poco escrúpulo en la oscura y extraña España de 1936.

 Solos, ante el puente de las brujas, con un "toma-notas", una cámara con trípode y la carta que da inicio a este misterioso encuentro:
Si quiere usted que el mundo sepa nuestro dolor y conozca la sobriedad de nuestra vida, puede visitarnos. Tendremos mucho gusto en concederle una información, que ponga de manifiesto en sí la existencia del romanticismo y el espíritu de sacrificio. Un automóvil negro, con una estrella blanca al costado derecho, le espera esta noche, en las inmediaciones del Paseo de la Bomba, a las doce en punto. Si gusta, hágase acompañar de un fotógrafo. Pero nadie más, porque entonces no conseguirá su propósito. Si no acepta la proposición, rompa el presente escrito, sin comentarlo. De no cumplir la indicación aludida, pueden originarse graves trastornos.                                                                                                                                               -La Estrella Solitaria-
 

Comentarios

Comunidad