La momia de la urna | Sevilla 1935

 En la Plaza de Santa Cruz de Sevilla, en un apartado rinconcito hay una pequeña puerta que guarda una gran historia aun pendiente de esclarecer. Aun hoy puede verse, escondida, ignorada, flanqueada por dos edificaciones de lo que por la década de los treinta eran de nueva construcción, algo reformadas, pero con la misma verja en la ventana de por entonces y que delatan su localización.

 Ya tenía un buen bagaje historico cuando, en Noviembre de 1935, el reportero gráfico Sánchez de Pando inmortalizó este caso con unas inquietantes y macábras fotografías que se publicaron en "Ahora" (nº 1.539), junto con un interesante texto de Juan de Palma. Vecinos y conocidos les informaron de todo aquello que pudiesen conocer sobre el lugar al que se adentraban y de una extraña urna que contenía una momia.  Especulaban con que podría ser una bella bailarina, una paisana del lugar, de la que un rey centroeuropeo quedó enamorado, hasta tal punto, que decidió guardarla en una urna trás su fallecimiento para tenerla junto a él (¿cosas del Romanticismo?), y que, intranquilo con que le depararía su destino, se la cedió a su hijo para que la custodiara.

 El reportaje, como bien indica el autor, empuja a la imaginación a adentrarnos en lo novelesco, saltando de siglo en siglo, con tan sólo un puñado de dichos y leyendas. E incluso a día de hoy y a falta de una buena investigación en profundidad son muchas las incógnitas a esclarecer, tanto del lugar como de las circunstancias que llevaron a tal suceso, sin contar, como no, con los auténticos protagonistas, por lo que estariamos agradecidos en que se compartiese cualquier dato que ayudase a ampliar la información de nuestra estimada "bailarina".




Comentarios

Comunidad